martes, 17 de diciembre de 2013

Leemos

Las chicas de alambre



1º._ Resumen:

Ya han pasado 10 años desde la desaparición de Vania, la tercera ocupante del grupo de las chicas de alambre, conjunto de tres modelos que saltaron a la gran cima del mundo de la moda debido a su extrema delgadez. Este hecho es una noticia bomba para promover las ventas de la revista “ZI”(Zonas Interiores). Jon Boix, hijo de la editora jefa, es el encargado de descubrir el paradero de esta y a su vez de destapar todo el entramado de las escalofriantes vidas de estas tres modelos.

2º._Opinión personal:

Este es un libro realmente interesante, ya que nos abre las puertas de lleno al mundo de la moda y nos lo muestra como verdaderamente es. Descubres que definitivamente este no es un mundo tan espectacular e interesante como se nos aparece, sino mas bien todo lo contrario, esta lleno de codicia que ciega a las personas y las convierte en maquinas de hacer dinero, sin importarles lo mas mínimo las vidas que están en juego. Poco a poco te sumerges en la historia y te dejas llevar por las penurias y atrocidades cometidas hacia las pobres protagonistas, tres chicas normales y corrientes que tenían belleza y el mundo a sus pies y que acabaron destruidas, por el simple hecho de complacer a un mundo cegado por el estatus de la delgadez como estado de perfección. Además sirve de apoyo a numerosas adolescentes que en más de alguna ocasión han llegado al punto de sentirse atraídas por la “gran vida” que ofrece la delgadez. También he de admitir que es una forma de superación, ya que se termina descubriendo que este mundo no hace realmente felices a las personas, las cuales tras muchos años de inconsciencia y daños recibidos acaban comprendiendo la importancia y lo mágico de la vida, que no es para nada conseguir la fama destruyéndose a una misma, sino mas bien admirar todo lo que tenemos y las personas tan maravillosas que nos rodean.
En conclusión, es un gran libro que ayuda a ver la realidad de una forma más clara y precisa e intenta hacernos caer en la cuenta de que no debemos cegarnos por la fama y que ello nos lleve a condiciones inhumanas.
Samantha Gehrig Bjoernholt


No hay comentarios:

Publicar un comentario