lunes, 30 de abril de 2012

La aldea de Infantia


                                         La  aldea  de  Infantia

Cuentan  de  una  pequeña  aldea  tan  remota,  que  se  hallaba  donde  se  unen  el  cielo  y  la  tierra,  que  el  cielo  nocturno  era  oscuro  e  impenetrable  porque  las  estrellas  bajaban  a  la  aldea  y  paseaban  por  las  calles  iluminando  a  donde  sus  habitantes  lo  necesitaban; que  la  Luna,  al  reflejarse  en  el  lago,  se  hacía  inmensa,  tanto,  que  el  Sol  cada  noche  la envidiaba  y  volvía  a  enamorarse  de  ella.  Allí  no  diferenciaban  entre  culturas,  razas  o religiones,  todos  creían  a  todos  y  la  verdad  no  existía,  ya  que  para  ellos  tampoco  lo hacía  la  mentira.  Jamás  veían  llover  y  es  que,  cuando  el  Cielo  lloraba,  la  luz  del  Sol  lo calmaba,  lo  cogía  de  la  mano,  y  al  reír,  de  cada  gota  aparecían  7  colores,  eso  a  lo  que nosotros  llamamos  arco  iris.  Los  habitantes  de  Infantia,  eran  todos  diferentes  y variopintos,  con  vestiduras  extrañas,  coloridas  y  vaporosas,  y  siempre,  siempre  estaban felices.  De  entre  todos,  había  un  personaje  más  peculiar,  si  eso  se  puede  pensar,   cuyo nombre  era Logos,  el  barrendero  de  la  aldea,   el  cual  siempre  buscaba  una  explicación racional  para  todo  aquello  que  sucedía.  Decía: “Piensa  y  lo  averiguarás”  y  reía  a carcajadas  ante  el  rostro  pensante  y  confuso  de  quien  oía  estas  palabras.  Una  noche, tras  hablar  con  Amicus  y  decir  eso  de  “Piensa  y  lo  averiguarás” ,  una  brisa  fría  que nunca  había  recorrido  Infantia,  rozó   la  piel  de  Logos.  Éste,  asombrado  e  inquieto  se giró  y  vio  a  una  figura  desconocida  en  la  entrada  de  la  calle  principal.  El  personajillo, pues  era  bastante  bajito,  retomó  el  paso  y  atravesó  la  aldea.  De  repente  se  paró  en seco,  se  llevó  las  manos  a  la  cabeza  y  comenzó  a  estremecerse  dolorosamente,  aunque esto  los  habitantes  de  la  aldea  no  lo  pudieron  calificar  ya  que  no  sabían  qué  era  el dolor.  Valere,  decidido  y  sin  miedo,  se  acercó  al  ser  que  se  estremecía  en  el  suelo  e intentó  enderezarlo.  Entonces  la  capa  que  cubría  su  rostro  resbaló,  y  dejó  ver  a  un  ser de  pelo  oscuro  y  largo,  ojos  tristes  y  profundos,  piel  pálida,  fría  y  escamada,  pero  de rostro  dulce  y  voz  aterciopelada  a  la  vez  que  siniestra.  Era  bello,  hermoso,  terrorífico  y horrible.
-¡Llevo  viviendo  entre  ratas  y  arañas,  humedad  y  espesura  desde  hace  tanto  tiempo  que  no  recuerdo  su  principio! ¡He  aguantado  días  soleados,  pájaros  cantando  y  estrellas brillantes  que  abandonan  el  cielo,  mi  cielo,  para  visitaros  mientras  yo  me  rodeo  de velas  para  que  la  penumbra  no  me  aplaste! ¡No  soporto  vuestras  risas  y  felicidad constantes! ¡A  partir  de  hoy  viviréis  como  el  resto  del  mundo! ¡Hoy  comenzáis  a  vivir!- gritó  el  personaje.  Después,  cogió  su  capa  y  volvió  por  el  mismo  lugar  por  el  que  había venido,  tranquilo,  impávido,  mientras  los  que  se  hallaban  presentes  se  cuestionaban todo  lo  que  hasta  ahora  había  vivido,  todos  y  cada  uno  de  ellos:  Innocentia,  Amore, Amicus,  Veritas,  Tempus,  Valere,  Illusio…
Desde  aquel  día,  el  cielo  se  nublaba  con  frecuencia,  el  Cielo  lloraba  y  nadie  iba  a consolarlo,  las  estrellas  permanecía  en  el  firmamento,  las  nubes  escondían  a  la  Luna  y  a  su  reflejo  en  el  lago  y  el  Sol  dejó  de  irradiar  la  alegría  característica  de  un enamorado;  los  infantes,  los  habitantes  de  Infantia,  dejaron  de  soñar  despiertos  e invirtieron  su tiempo  en  sembrar  los  campos  que  difícilmente  daban  alguna  cosecha  y  es  que  la noche  helaba  sus  frutos,  las  enfermedades  se  volvieron  pesadas,  largas  y, algunas,  dolorosas  y  es  que  Natura  no  siempre  podía  acudir  en  su  ayuda… Los habitantes  de  aquella  aldea  refrenaron  sus  deseos  y  dieron  prioridad  a  eso  que  antes había  sido  realizado  por  otros…  Innocentia  menguó  debido  a  las  lágrimas  del  Cielo, Amicus  se  hizo  fuerte  y  robusto  y  es  que  corría  cada  día,  eso  sí  antes  de  llegar  a  su objetivo,  caía  una  y  otra  vez,  aunque  nunca  se  desanimó;  Amore  enloqueció,  Veritas sufría  cambios  bruscos  de  ánimo,  Illusio  fue  víctima  de  un  sueño  del  que  pocas  veces despertaba…  Logos,  en  cambio, se  percató  de  la  gran  transformación  que  su  aldea  había experimentado  y  hallándose  sin  ayuda  alguna,  decidió  ir  a  pedir  consejo  a  aquellos  que sabían  más  que  él.
Tomó  una  mochila,  víveres  y  aire  y  se  dispuso  en  camino,  un  camino  que  lo  llevó  hasta los  gélidos  e  inhóspitos  parajes  del  Norte,  un  lugar  donde  apenas  salía  el  Sol  y  donde los  osos  no  tenían  color  por  esta  razón.  Llegó  al  lugar  donde  residían  los  dioses nórdicos  y  allí,  tímida  pero  decisivamente  expuso  su  problema  en  busca  de  una solución.  Thor,  Odín,  Frigga y  Balder  escucharon  su  discurso  con  paciencia:
-…y  desde  que  ese  ser  llegó  nada  ha  vuelto  a  ser  lo  que  era. ¿Qué  ha  pasado? ¿Qué debo  hacer?
-¡Declarad  la  guerra  y  así  venceréis!- exclamó  entusiasmado  el  dios  Odín.
-¡Haré  que  una  tormenta  caiga  sobre  vuestro  enemigo!- continuó  Thor  alzando  su martillo.
-Con  paciencia  y  sabiduría  podréis  erradicar  vuestro  problema- concluyó  Balder  de  forma pacífica,  acto  seguido  por  la  afirmación  de  su  madre  Frigga,  la  diosa  nórdica  del  amor que  conocía  el  destino  de  todos  los  seres. Así,  sin  hallar  solución,  Logos  se  dirigió  a  las tierras  de  la  arena, las  palmeras  y  los  oasis,  donde  el  Sol  dominaba  la  mayor  parte  del día  de  una  forma  absoluta  y  cálida.  Finalmente,  encontró  en  el  interior  de  una  duna  el hogar  de  los  dioses  egipcios,  donde  fue  recibido  por  Ra,  Isis  y  Anubis.
-Logos,  has  de  comprender  el  enfado  e  ira  de  ese  ser  desconocido,  que  se  encuentra sin  mi  luz,  ni  la  de  ningún  otro  astro,  la  mitad  del  día-  dijo  Ra,  dios  del  Sol.
-Si  lo  que  dices  es  cierto,  ese  personaje  vive  en  mundo  de  las  almas  que  guío  y  no  en este  de  vida  y  cambio.- continuó  el  dios  de  la  muerte  con  cabeza  de  perro,  Anubis.
-Tu  problema  se  resolverá  pues,  con  un  nuevo  nacimiento-  concluyó  Isis,  diosa  de  la maternidad,  dejando  en  la  cabeza  de  Logos  intriga  y  curiosidad  ante  lo  que  los  dioses entendían  pero  no  le  ayudaban  a  solucionar.
Con  ánimo  decaído  y  víveres  en  sus mínimos,  se  encaminó  hacia  la  tierra  donde  surgió la  filosofía, donde  las  escilas  custodiaban  los  mares  y  caballos  alados  vigilaban  los  cielos. Escaló  el  Monte  Olimpo  y  caminó  entre  nubes  hasta  colocarse  frente  a  Zeus,  Atenea  y Apolo.  Tras  narrar  de  nuevo  la  historia,  Logos  se  dispuso  esperanzado  a  oír  las  posibles soluciones  que  las  deidades  griegas  le  otorgaban:
 -Obsequiadlo  con  música  y  una  bella  poesía.  Las artes,  querido  Logos,  son  capaces  de amansar  a  las  más  temibles  fieras.-  dijo  sin  preámbulo  alguno  Apolo.
-No  veo  el  problema,  amigo  infante,  pues  es  el  ciclo  del Universo,  eso  que  yo  superviso y  encuentro  en  perfecto  orden.-dijo  Zeus,  dios  de  dioses.
-Paciencia,  calma  y  sabiduría,  la  estrategia  es  un  arte  y  como  tal  necesita  de  tiempo y pensamiento.  No  dudo  que  resuelvas  este  acertijo  que  hasta  tierras  tan  lejanas  te ha traído.-  y  así  finalizó  la  entrevista con  los  dioses  cercanos  al  Mediterráneo,  con  la amable  sonrisa  y  el  reto  de  Atenea.
A  pesar  de  aquella  travesía,  ninguno  encontraba  la  solución,  o  eso  le  parecía  a  Logos, que  emprendió  el  camino  de  vuelta  a  casa  cabizbajo  y  pensativo.  Desde  que  él  vivía  en Infantia  todo  había  sido  igual,  era  previsible  el  cambio  que  tan  sorprendente  les  había parecido,  pensaba  una  y  otra  vez.  Y  mientras  cavilaba,  pudo  ver  como  un  ave  de  alas cortas  e  inexperiencia  evidente,  extendió  sus  instrumentos  de  vuelo  y  se  lanzó  al  vacío. Temió  por  la  vida  del  pequeño  animal,  que  justo  antes  de  tocar  el  suelo  y  tras  una caída  de  movimientos  alarmados  y  agitados,  elevó  un  vuelo  difícil  en  su  origen  y glorioso  a  continuación.  Fue  entonces  cuando  lo  comprendió  todo… ¡era  el  ciclo! El  niño se  hace  adulto,  el  pájaro  echa  a  volar, el  día  da  paso  a  la  noche  y  la  lluvia  al  sol,  era la  corriente  de  la  vida,  una  vida  en  continuo  devenir  donde  los  cambio s han  de  ser aceptados  y  pasar  a  ser  los  elementos  de  nuestra  vida.  Logos  aceleró  el paso visualización  el  hogar  que  ahora  ya  nunca  sería  igual,  el  nuevo  nacimiento  del  que hablaba  Isis,  el  ciclo  del  Universo  de  Zeus,  las  artes  de  Apolo,  la  paciencia  y  sabiduría de  Frigga,  Balder  y  Atenea,  la  vida  y  el  cambio  de  Anubis…  Todos  pertenecientes  a confines  de  la  tierra  lejanos,  dispares  y  diferentes,  iguales  en  el  fondo,  gemelos  en esencia.
Y  así  llegó  Logos  a  su  aldea,  y  expuso  su  descubrimiento  a  sus  vecinos.  Infantia quedó en  el  recuerdo  y  miró  hacia  el  futuro,  viviendo  el  presente  al  lado  de  su  vecina recientemente  descubierta,  Drupa  Adultus,  la  cual  no  resultó  ser  tan  mala  como  en  un principio  parecía.  Inncentia  se  quedó  pequeñita,  se  hizo  fuerte  y  se  llenó  de  bondad; Amore  recobró  la  cordura,  aunque  los  brotes  de  locura  siguieron  surgiendo,  hábito  que nunca  perdió;  Veritas  creció  y  se  convirtió  en  una  mujer  justa  y  honorable,  Tempus ganó  cientos  de  medallas  olímpicas  debido  a  su  rapidez  y  velocidad, Amicus  aprendió  de sus  caídas  y  comenzó  a  ir  más  lento  para  disfrutar  más  el  camino…  Y  de  esta  manera todos  maduraron  y  afrontaron  sus  miedos  gracias  a  Logos,  pieza  fundamental  para  el desarrollo  de  su  aldea.  Los  días  pasaron  y  este  personaje  peculiar  seguía  respondiendo las  inquietudes  de  sus  vecinos  igual  que  el  primer  día:
-Pero  Logos,  ¿por  qué  cuando  llega  el  otoño  las  hojas  de  algunos  árboles  se  caen  y  la de  otros  no? El  barrendero  sacudió  la  cabeza  una  vez  más  diciendo: ¡Piensa  y  lo averiguará!  Ja, ja, ja.


                                                                                            Cuento redactado por: Calíope

No hay comentarios:

Publicar un comentario