miércoles, 31 de agosto de 2016

Welcome

La orilla de la poesía

La revista 'Litoral' cumple 90 años al socaire de los grandes nombres del verso.

Navegar la poesía al abordaje de la vanguardia. Con ese propósito Manuel Altolaguirre y Emilio Prados se enrolaron en la aventura de una revista como barco que cumple 90 años. La Imprenta Sur de Málaga fue su astillero. Entre vigas blancas y azules, cartas marinas, salvavidas, música de Falla y sus compadres de la Institución Libre de Enseñanza se emborracharon de versos junto con un aprendiz manco y tipos tan duros como Elzeviriano, Baskerville y Bodoni. El primer número zarpó en 1926 con un pez azul mediterráneo de Manuel Ángeles Ortiz, saltando la ola en la portada en la que poco después García Lorca enmarcó uno de sus primeros dibujos: un marinero con una rosa en el corazón y la palabra amor escrita en la gorra. Litoral, el nombre bautizado por Alberti, empezaba a ser la nave va del 27. Tiempo después su tercer director, Lorenzo Saval, creó el sello personal de tatuarlos encollage en cada número impreso.
Leer más en : 

«¡A Sangre y Fuego!»

Reproducimos el texto publicado por ABC por Luis Alberto de Cuenca con motivo del cincuenta aniversario del primer número de «El Capitán Trueno»

DETECTIVES DE LEYENDA

Bernie Gunther

El trágico y enigmático 'sabueso' alemán


¿No conocen a Bernie Gunther? Era un tipo con la misma edad de Philip Marlowe,el mismo aspecto de Philip Marlowe y el mismo carácter de Philip Marlowe. Como Philip Marlowe, comenzó en la policía y luego se convirtió en detective privado. Aquí acaban las similitudes. Si nos quedáramos con ellas, Gunther carecería de interés. Lo portentoso de este personaje consiste en su ambigüedad moral y su espíritu de supervivencia. Porque tras la República de Weimar llegaron el nazismo y la guerra y Gunther volvió a la policía, fue encuadrado en las SS, trabajó para Himmler, Goebbels y Heydrich, participó en los combates del horroroso frente oriental y, como muchos nazis, acabó huyendo a Suramérica. Bien, ya conocen a Bernie Gunther. ¿No les cae simpático? Entonces no le conocen todavía.
Gunther es un personaje trágico, ocupado en resolver crímenes concretos mientras a su alrededor se perpetra el crimen genérico más gigantesco de todos los tiempos. ¿Cómo sobrevivir a esa paradoja sin dosis masivas de ambigüedad, cinismo y alcohol? Conviene precisar que Bernie Gunther nunca fue nazi. Votó a los socialdemócratas mientras hubo elecciones y luego se las arregló como pudo.
Para leer más: